Compartir:

Se cree que el origen de la vida en la Tierra tuvo lugar hace aproximadamente 4000 y 3800 millones de años. Y, aunque hay cierto acuerdo en la fecha de este importante acontecimiento en la historia de nuestro planeta, el origen mismo de la vida o el punto de partida para la llamada “carrera evolutiva” biológica, sigue siendo objeto de debate entre la comunidad científica.

Las teorías.

Según un estudio reciente realizado por Universidad de Tohoku, el Instituto Nacional de Ciencia de Materiales (NIMS), el Centro de Investigación Avanzada de Ciencia y Tecnología de Alta Presión (HPSTAR) y la Universidad de Osaka, los lugares de impacto de asteroides en el océano terrestre hacen casi 4000 millones de años, pueden tener un vínculo importante con la formación de moléculas esenciales para la vida en la Tierra. Este estudio descubrió la aparición de aminoácidos que sirven como “bloques de construcción” para las proteínas, lo que podría demostrar el rol fundamental de los meteoritos como vehículos de moléculas de vida a la Tierra y, probablemente, a Marte.

Existen dos teorías que explican el origen de las moléculas de construcción de la vida; la primera se basa en su proveniencia extraterrestre, a través de los meteoritos; y la segunda es la de la formación endógena. La presencia de aminoácidos y otras biomoléculas en los meteoritos que impactaron la Tierra, respaldaría la primera teoría.

Asteroides.

Los componentes de la vida.

Investigadores de la Universidad de Tohoku, el NIMS, el HPSTAR y la Universidad de Osaka, realizaron simulaciones para determinar las reacciones que se desencadenan con el impacto de un meteorito en el océano. Para hacer esto, observaron y monitorearon las reacciones entre elementos químicos como el dióxido de carbono, nitrógeno, agua y hierro; en una instalación de laboratorio utilizando una pistola de propulsión. Esta simulación reveló la formación de aminoácidos como la glicina y la alanina. Estos aminoácidos son componentes directos de las proteínas, que aceleran muchas reacciones biológicas.

La razón por la que utilizaron dióxido de carbono y nitrógeno como fuentes de carbono y nitrógeno, es porque estos gases son considerados como los componentes principales de la atmósfera en la Tierra Hadeana, que existió hace más de 4 mil millones de años. El investigador principal y autor del artículo de la Universidad de Tohoku, Yoshihiro Furukawa, explica: “Hacer que las moléculas orgánicas formen compuestos reducidos como el metano y el amoníaco no es difícil, pero se consideran componentes menores en la atmósfera en ese momento”. Y agrega: “El hallazgo de la formación de aminoácidos a partir del dióxido de carbono y el nitrógeno molecular demuestra la importancia de formar los componentes básicos de la vida a partir de estos compuestos ubicuos”.

Otras hipótesis.

La hipótesis de que alguna vez existió un océano en Marte también plantea una línea de investigación muy interesante, ya que resultaría muy probable que tanto el dióxido de carbono y el nitrógeno hubieran sido los principales gases presentes en una atmósfera marciana, cuando en este planeta existió un hipotético océano. De acuerdo a los investigadores, la formación de aminoácidos provenientes del impacto de meteoritos, también proporcionaría una potencial fuente de ingredientes para la vida en el antiguo Marte.

Crater Victoria, Marte.

Referencias.

https://www.sciencedaily.com/releases/2020/06/200608092939.htm
https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/asteroides-potenciales-semillas-vida_15604
https://www.nature.com/articles/s41598-020-66112-8
Compartir:

Comentar con Facebook

Comentarios