Compartir:

E pur si muove (“y, sin embargo, se mueve”). Esta es la hipotética frase que, según la tradición, Galileo Galilei habría dicho después de abjurar la visión heliocéntrica del mundo, esto ante el tribunal de la Santa Inquisición en 1633.

Estas palabras cobran vigencia en nuestros tiempos, en los que pensamos en la Tierra y en todos los planetas vecinos orbitando alrededor del Sol (nuestra estrella común), siempre imaginamos que el centro del Sistema Solar está justo en la mitad del Sol. Sin embargo, y según recientes investigaciones, esto no es del todo cierto.

Nuestro Sistema Solar

El verdadero centro.

En realidad, los planetas y el Sol orbitan alrededor de un centro de masa común. Por primera vez, un equipo de astrónomos ha identificado el centro de todo nuestro Sistema Solar con una exactitud de 100 metros, el cálculo más preciso hasta el momento. Estos hallazgos se detallan en un estudio publicado en The Astrophysical Journal y ayudarán a los astrónomos en la búsqueda de las ondas gravitacionales emitidas en el universo por los diversos objetos que lo componen, como los agujeros negros supermasivos.

Las ondas gravitacionales son ondas en el espacio-tiempo causadas por ciertos objetos como las supernovas, los agujeros negros, etc. Estos emiten estas ondas hacia el espacio que se transmiten increíblemente rápido (velocidad de la luz: 186.000 millas o 300.000 kilómetros por segundo).

Todo nuestro Sistema Solar, incluido el Sol, tiene un centro de masa común para todos los objetos alrededor del cual orbitan. A pesar de la creencia popular, el centro de masa de nuestro Sistema Solar no es el centro del Sol. Esto se debe a que los planetas y otros cuerpos del Sistema Solar generan un “tirón” gravitacional en el Sol, que hace que éste se “tambalee” un poco. Debido a esto el centro de masa del Sistema Solar se encuentra un poco fuera de la superficie del Sol.

Sin embargo, los científicos no han podido determinar exactamente dónde se encuentra el centro; la razón es porque Júpiter, el planeta más grande del Sistema Solar, ejerce una atracción gravitacional más fuerte sobre el Sol y hace que este centro de masa varíe su posición.

No obstante, el equipo de científicos que hizo este estudio, pudo ubicar el centro del Sistema Solar en un rango de aproximadamente 100 metros, este es un margen extremadamente pequeño considerando el tamaño del Sistema Solar. Este punto fue descubierto justo encima de la superficie del Sol.

Baricentro o centro de masa de El Sol y Júpiter.

Las efemérides.

Por medio del Observatorio de Nanohertz de América del Norte para Ondas Gravitacionales (NANOGrav), los científicos están utilizando las señales emitidas por estrellas moribundas, llamadas púlsares, para ayudarlos a calcular las distancias requeridas y así realizar una mejor estimación de la ubicación de este punto. Utilizaron información nueva obtenida mediante el NANOGrav para complementar y matizar el modelo de cálculo existente: las efemérides.

Las efemérides o la efeméride, es un documento en el que se registra y enumera cada uno de los elementos conocidos del Sistema Solar, junto con su posición en un momento específico. En términos simples, es una foto instantánea del Sistema Solar. Los marineros solían utilizar este tipo de “fotografía” para orientarse durante la navegación.

Con el tiempo y los avances tecnológicos, estas efemérides han pasado de una tabla escrita a mano con ilustraciones de “círculos concéntricos” que vemos en los libros, a modelos de computadora generados en tiempo real.

Mapa estelar tomado por la NASA.

El papel de los púlsares.

Desde la Tierra, los rayos de luz emitidos por los púlsares (estrellas moribundas) se detectan como señales de pulso que aparecen de manera regular. Por medio de estas señales, el equipo de astrónomos puede medir con mayor precisión la distancia de la Tierra a otros objetos del Sistema Solar, incluyendo su centro de masa.

“Usando los púlsares que observamos en la galaxia de la Vía Láctea, estamos tratando de ser como una araña sentada en la quietud en medio de su red”, dijo Stephen Taylor, físico y astrónomo de la Universidad de Vanderbilt y autor principal del estudio.

Ahora que los astrónomos tienen una medición más precisa de dónde se encuentra el centro de masa del Sistema Solar, también pueden hacer detecciones mucho más precisas de ondas gravitacionales de baja frecuencia.

Simulación computarizada de las ondas gravitacionales.

En síntesis.

El verdadero centro del Sistema Solar no se encuentra en la mitad del Sol, se encuentra en su superficie. Su ubicación exacta depende de la posición de Júpiter en el momento de la medición, ya que este, por su alta atracción gravitacional, saca ligeramente el centro de su posición haciéndolo variar permanentemente.

Si bien no es una ubicación exacta del centro de masa del Sistema Solar, la precisión de su ubicación ha sido la más alta obtenida en muchos años.

La importancia de haber identificado este punto de nuestro Sistema Solar radica en que los astrónomos, a través de las ondas gravitacionales, pueden tener un panorama completo de todas las anomalías generadas por los diferentes tipos de agujeros negros en el universo.

Referencias.

https://www.popularmechanics.com/science/a33073525/where-is-center-solar-system/
https://www.inverse.com/science/center-of-solar-system
https://svs.gsfc.nasa.gov/3895
Compartir:

Comentar con Facebook

Comentarios